Ir al contenido principal

La tierra sin agua

La iglesia monacal se imponía ante nuestra vista con una rústica y húmeda fachada. En la plaza también de ladrillos mohosos y mucho césped, se dispersaban casitas coloridas que trasmitían un tiempo de otro tiempo. Estábamos en Ischilin, la tierra sin agua.

Fotografiamos con frío aquel paisaje más parecido a un pueblo fantasma, que escasamente convencía nuestra hambre aventurera por lo natural, real o nuevo. Caminamos buscando observar algo que nos interrogara, que despertara nuevamente la hazaña de lo original. Como forasteros insistimos siempre en apropiarnos de algo auténtico y espiritual.



En el horizonte las calles solitarias se fundían con el campo y la niebla. En muchas casas los techos son de lámina, pero se cubren con palma seca de guano para refrescar los interiores modestos. En algún tiempo estos territorios del noroeste de la provincia de Córdoba fueron importantes por ser paso natural obligado hacia las sierras centrales argentinas, y por su riqueza salina.

Algunas construcciones como “El come tierra”, una proveeduría que anuncia en su pared verde impecable “Despacho de Bevidas (sic)” y “otras necesidades”, tienen al frente un marco formado con viejos troncos que dan la impresión de una pequeña portería, pero en realidad se usan para atar las bestias en las que se transportan los pobladores.

Topamos en la inmensa soledad con Don Chicho y Ricardo, su hermano, que esperaban hambrientos una compañía. Apenas nos acercamos, nos ofrecieron el calor del fogón acompañado de mate. La pava metálica burlaba el frío de las montañas. Nos sorprendió verlos acompañar su desayuno con vino. “El mate nos da gastritis”, se excusaron pero yo inmediatamente comprendí que esa emulsión curaba una soledad de estos pastizales, que a mí me comenzaba a atormentar rodeado de tanto silencio.

Abandonados por el cansancio y lejos del aire de la ciudad, nos acostamos sin remilgos en las sucias pero cobijadas y amables catreras de la inmensa morada. El vino del almuerzo me susurró suave en el oído hasta que desfallecí por el ajetreo del viaje.



La comida de la tarde no fue diferente, los hombres se cebaban tragos de vino, también amargos y sin palabras. ¡Cuántas historias brotaron combinadas con la buena mesa y la picardía del truco! ¡Cuánta amabilidad salía y retaba con autoridad nuestros juicios elevados y pendencieros, de aires superiores de ciudad amarga y masificada!

¡Cuanto debemos a aquellos que nos esperan y nos reciben sin prejuicio, anunciando un sabor de la vida que el hombre desconoce y que sólo se aprende en estos campos, como en Ischilín, la tierra de poca agua!










Texto y fotos fueron realizados a cuatro manos por Aníbal Santiago y Diego Raúl Barrionuevo. Texto editado por Carlos Coronel Solís desde web www.heytabasco.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ho Chi Ming

La noche en la peatonal se volvía bellamente intransitable, había descendido de un aterrizaje en el aeropuerto Tan Son Nhat, fue un vuelo muy largo, me dirigía a un hotel en la zona céntrica de la ciudad, el edificio es angosto y alto en la peatonal Nguyen Thue, estaba en mi destino y casi al destino de la buena fe, había ido solo, no conocía nada, el recepcionista anciano con barba puntiaguda, se despreocupo por mi ignorancia, más adelante advertí que era de mala educación no quitarse los zapatos al entrar a una vivienda, afuera los vendedores se encimaban, el olor a fritura en el ambiente, los bares pegados uno al lado del otro, las calles alocadas con motocicletas a bocinasos, en ellas personas con barbijos, eran enjambres de cascos de colores que esquivabas al cruzar las calles. El calor y la humedad, te sofocaba el simple hecho de caminar entre puestos ambulantes en las veredas, entre esos edificios y barrios celosos de espacio, las sonrisas de los rostros de los vietn…

Asomándose a Pueblo Escondido

CÓRDOBA, Argentina. – Pareciera que los senderos, ásperamente reales, de inmediato te brindaran una bofetada para que te despiertes de un sueño profundo, carente de pensamientos auténticos. Pareciera que los caminos más largos, los menos fáciles, descartaran el confort de la ciudad cuadriculada, junto con la falsa realidad encuadrada por el entretenimiento de la tv.

Lo que queremos decir es que caminamos en la tierra, respiramos el viento, nos asombramos de la naturaleza, oímos nuestros propios latidos y tocamos las hierbas hasta llegar al límite.

Como cazadores de historias serranas, empezamos nuestro nuevo camino por senderos anaeróbicos y con mochilas muy cargadas, como si lleváramos en nuestros hombros una pesada culpa ajena que teníamos que expiar.

Desde el camino de ripio visualizamos la senda y recordamos las sugerencias de aquellos experimentados. La natural brújula nos orientaba para no pifiarle a las encrucijadas más fortuitas. Pero el dato certero eran otros aventurero…

El Impenetrable

La desolación termina donde concluyen los caminos, ponen al límite la tolerancia, la orientación, la capacidad física y psíquica de cualquiera. Pero más al límite puso al pequeño tráiler, que en dos ocasiones quebró los tirantes que se enganchan en el auto, por los latigazos de la tierra arenosa que lo acarreaba de un lugar a otro. Moribundo se paró, levantando un polverío caliente. En esos primeros segundos experimentamos una profunda desesperación, nos encontrábamos solos en medio del denso monte chaqueño.


Atardecer reflejado en el río Bermejo.

De Pampa de los Guanacos, ángulo superior derecho de Santiago del Estero, cruzamos a la provincia de Chaco, justo al norte, o más precisamente a la parte más espesa de la llanura chaqueña, llamada comúnmente como “El Impenetrable”. Nuestro viaje continúo por este sector con el propósito de conocer los caminos de los inmensos montes enigmáticos, también, para tratar de socializar con los pueblos originarios de estos lugares como los Qom, Wichi…